“La comedia nueva o El café” llega al teatro Pavón de Madrid - Yara Capa
80
post-template-default,single,single-post,postid-80,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,qode-listing-2.0.1,qode-lms-2.0.2,qode-social-login-2.0.1,qode-music-2.0.1,qode-news-2.0.1,qode-quick-links-2.0,qode-restaurant-2.0,qode-tours-2.0,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-title-hidden,qode_grid_1200,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-18.0.9,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive

“La comedia nueva o El café” llega al teatro Pavón de Madrid

La comedia nueva condena la grandilocuencia e inverosimilitud de los dramas que se representaban en los coliseos a finales del Dieciocho, al tiempo que propone un modelo alternativo obligado a respetar las célebres unidades de acción, tiempo y lugar, incorporando una inequívoca enseñanza moral.

La acción transcurre en un café de Madrid próximo a un teatro. Allí, varios personajes muy reconocibles para el público de su época manifiestan sus miserias y sus afanes en una deliciosa estampa que no oculta los ecos de Molière y de Goldoni, y donde don Pedro, trasunto del propio Moratín, reclama un gran proyecto de reforma del teatro que sirva de instrucción y deleite para una nueva sociedad.

Nuestro espectáculo se inicia con la escena final de La destrucción de Sagunto, de Gaspar Zavala y Zamora, paradigma de aquellos efectistas dramones de corte seudo- histórico que tanto irritaban a nuestros ilustrados. Estos dos añadidos, junto a un curioso bando de 1790, son incorporaciones que hemos considerado oportunas a la hora de arrojar mayor luz sobre las circunstancias en que se estrenó la obra.